Azoy Dental
Implantología, estética y odontología general. Por una boca sana.

Bruxismo

El bruxismo es cuando apretamos o rechinamos los dientes sin darnos cuenta normalmente por problemas de ansiedad o estrés. Puede afectar a cualquier edad, tanto a niños como adultos por lo que hay que prestar atención a los síntomas.

Inicialmente se puede detectar si al despertarse te duele la cabeza, la mandíbula, el cuello o el oído por la tensión.
Los primeros síntomas visibles son microfisuras en el esmalte y con el tiempo puede llegar a haber un desgaste severo de las piezas.

Se establecen hasta tres grados de bruxismo según la etapa en que esté:

  • Grado I: hábito ocasional o por corto periodo de tiempo. Si se detecta el mismo paciente de forma consciente puede pararlo. Las consecuencias son más bien musculares.
  • Grado II: aquí ya es un hábito normalizado, aunque aún es reversible. Se empiezan a apreciar las primeras fisuras.
  • Grado III: el hábito ya es constante y en algunos casos las lesiones pueden ser permanentes.


El tratamiento, a parte de reparar los dientes lesionados, es utilizar un férula de descarga. Habitualmente se hace a medida según un molde de la dentadura del paciente y hay que ponérsela sobre todo de noche al irse a dormir que es cuando menos nos damos cuenta de que rechinamos o apretamos los dientes.


Técnicas colaterales de relación o terapias alternativas ayudan a reducir el bruxismo durante el sueño.

Correo
Llamada
Instagram